Entrevista con Astor Torres

De Tal Palo, Tal Astilla

Olmoss: Astor, gracias por concederme esta entrevista rápida. Tantas cosas que se pueden platicar y descubrir a través de tu persona; como ser humano y artista. Muy rarra vez tengo el nombre del artículo antes de la entrevista, y ahora si lo tengo, le pongo, “De Tal Palo, Tal Astilla”, en referencia al linaje con tu padre, “Alvaro Torres”. Leí parte de tu “profile” en lo que tienes subido en la red, y dice el indicador como es tu vida, tu historia, la música, etc. Pero dentro de eso, hay algo interesante, haces un recorrido de tu ninéz. ¿Cómo fue tu niñéz?

Astor: Yo nací en Guatemala, y mi ni niñéz fue muy bonita, fui apasionado por el fútbol.

Olmoss: ¿Jugástes en Ligas Menores?

Astor: Si, jugué en segunda, en el colegio, en las “kermeses”, pero como sufrí
mucho de Astma eso fue un obstáculo y hasta en la música. Cada vez que
me sentaba con mi padre a hacer algo, pues, eso me impedía a entonar las
canciones para poder tener aire y cantar bien. Era como desilusión para mi
y mi papá, pero nunca me dí por vencido. Como a los once o doce, se me
fue el Astma y ya le dí más duro a las canciones y a jugar fútbol. En Guatemala,
los buses, el humo negro afecta mucho, y eso fue parte de la causa
de mi Astma. Ya a los dieciseis años decido moverme a USA con mi padre y
allí, el Astma desapareció por completo.

Olmoss: ¿Cuáles son los mayores recuerdos que tiénes de tu padre? Me
imagino que lo veías poco por su trabajo.

Astor: No, lo veía mucho, siempre me mantenía con él cuando estaba en
Guatemala, él estuvo si no me equivoco hasta el año ochenta y seis. Lo
recuerdo cuando me llevaba mucho al mar, y lo recuerdo cuando andaba
agarrando cangrejos; es un experto en eso. Después de agarrarlos, los
comíamos. Me acuerdo cuando me llevaba a El Salvador, a los teletones, y
pasaba tiempo con mis abuelos que viven allá, cada vez que volvía a Guatemala
me llevaba a sus giras de Centro América.

Olmos: ¿De alguna manera siempre tenías la imagen y presencia de tu
padre?

Astor: Gracias a Dios, sí. Pero hubo una época cuando desapareció y viajó
de Guatemala para Colorado; porque se vino con una mano atrás y otra
adelante. Así como se fue de El Salvador para Guatemala, así se fue de
Guatemala para USA. Y gracias a Dios que dos o tres años cuando su carrera
levanta, vuelvo a saber de él.

Olmoss: ¿El amor por la música te nace por la influencia de él, o es algo
instintivo?

Astor: Creo que es una cosa de familia, mi abuelo fue mariachi en El Salvador,
mi mamá siempre cantó en el coro del colegio, y obviamente mi padre,
a mi me mueve la música buena, me llena de emoción y felicidad cada vez
que escuchó una buena canción. Tuve la fortuna de haber crecido con canciones
como las de José José, Roberto Carlos, Sandro, Los Iracundos, hasta
llegar a Soda Estéreo, Maná, que ya influenciaron lo que hago hoy en día.

Olmoss: ¿Pensastes en el profesionalismo desde el inicio?

Astor: Sábes que lo difícil es que cuando uno es pequeño, uno no tiene
noción de que esto es un negocio. Y hasta la fecha sigo viendo esto como el
amor de mi vida, lo veo como un estilo de vida. No sé hacer otra cosa más
que cantar. Quizás desde niño lo vi de esa forma.

Olmoss: Leí en esa biografía tuya a quienes admiras, ¿quiénes son esos?

Astor: Menciono a José José, admiro a Ricardo Arjona porque tiene una
carrera impecable. Yo soy amante de la buena música y con la canción
que tiene ahorita en la radio “Fuistes Tú”, creo que se reinventó, y le dá la
oportunidad a una paisana guatemalteca, una muchacha que tiene mucho
talento, me encanta lo que está haciendo con su disquera “Metamorfósis”.

Olmoss: ¿Y lo interesante es que Gabby Moreno está en otro género?

Astor: Si, ella es conocida en Francia, Holanda y otros países por el Blues,
etc.

Olmoss: A mi me atrae de una canción el contexto, lo que dice, si educa,
la parte de la melodía es importante para mi. La estructura, siempre he
pensado que las canciones son como un libro, tienen un comienzo y un
final, una historia contada en minutos. ¿Cómo métes tu música en ese
rollo?

Astor: Una canción para que a mi me toque, tiene que ir de la mano la
letra con la melodía. Una canción puede tener una letra maravillosa pero si
musicalmente no tiene la melodía; creo que la canción se queda a medias.
Yo me esfuerzo en trabajar en la lírica, lo que se va a decir, y de allí a veces
recurro a ayuda profesional como la de mi padre u otra gente con quien
tengo la fortuna de trabajar para pedir opinión. La mayoría de veces las
canciones que más me gustan y he creado salen así. Es una cosa que hay
que trabajar definitivamente. Eso tiene una lógica y estructura que uno
tiene que trabajar. Si yo vibro de emoción, hay posibilidad de que la gente
afuera también vibre de emoción.

Olmoss: ¿Estudiastes música, verdad?

Astor: Si, estudié música, pero aprendí a tocar y toqué guitarra diez o
quince años, y luego me dije, “voy a estudiar música”. Estudié música, y
en eso va incluido estudios de piano, voz, armonizaciones y también he
estudiado Administración de Empresas basado en lo que es la industria
musical.

Olmoss: ¿Cuál es la diferencia que ves entre Miami y Los Angeles en la
actualidad?

Astor: Miami es un sitio para artistas que ya están hechos, un público de
gente cubana maravilloso, críticos de la buena música, amantes de la música
romántica, se identifican con artistas que escuchaban cuando estaban
en Cuba, es muy tropical porque tiene gente de Colombia, Perú, gente en el
género de la Salsa. Los Angeles es un mercado grandísimo porque aquí hay
de todo. Aquí hay gente que le encanta regional mexicano, balada, rock en
español, y creo que hay oportunidad para todos. La gente anda buscando
el producto por el internet, productos que no soy hechos por una disquera,
andan buscando algo que sea nato que los haga vibrar de emoción.

Olmoss: ¿Cuáles son las posibilidades de que tengas aceptación en Los
Angeles, de tener el espacio que te mereces y me imagino que necesitas?

Astor: Lo que yo me he dado cuenta, cuando me he presentado junto a
mi padre, y ahora que lo hago solo, la respuesta de la gente es fenomenal.
Nunca esperé que la gente me recibiera con el corazón abierto. Y quiero
seguir soñando que así va a ser, mi plan es quedarme aquí en Los Angeles
y conquistar cada uno de los corazones que están dispuestos a darme la
oportunidad.

Olmoss: Hablemos de tu persona: ¿casado, tiénes hijos?

Astor: Soy casado, aunque no tengo hijos.

Olmoss: ¿Aparte de la música, qué otra cosa es parte de tu vida?

Astor: Voy al gimnasio, pero soy música 100%. Escucho o hago música
durante el día.

Olmoss: Tu madre es de Alaska, ¿Cómo fue eso que se conoció con tu
padre?

Astor: La historia que me cuentan es que mi papa llegó de El Salvador.
Había llegado a un lugar colombiano donde le daban trabajo. Allí cantaba
la gente en vivo, mi papa empezó a trabajar allí en donde conoció a mi
madre. Dice mi madre que mi papá era, es tan angelical cantando que ella
cayó flechada con sólo escucharlo cantar. Se enamoraron, se casaron y allí
estoy yo. Lamentablemente, la carrera de la música es complicada que para
tener una vida estable es difícil porque uno tiene que ser tolerante.

Olmoss: ¿Dónde vive tu madre?

Astor: Ella al igual que mi padre viven en Miami. Ellos son grandes amigos,
se llevan de lo mejor.

Olmoss: ¿Háblame de tu disco, de tu video-clip? ¿cómo se llama?
Astor: Se llama, “Voy a Olvidarme de Ti”. Es algo sobre mis últimos diez
años. Pongamósle que hice una canción por año y que estaba pasando por
unos tiempos difíciles porque perdí a una muijer que yo quería mucho. Hay
otra canción que es un sueño y que es cuando uno se sube al escenario, eres
grande y cuando bajas vuelves a ser tu mismo, quien a vivido un sueño.
Hay canciones pícaras como “Díme mi Amor”, es de una muchacha que
está allí pero no quiere volver…Lo hice con mucho amor, esfuerzo, lo estoy
promocionando en El Salvador, Guatemala, USA. Lamentablemente la
industria del disco se ha apagado. Mi sueño no es vender los discos; si se
venden que bien.

Olmoss: ¿Tuvo el disco la mano, dirección y consejos de tu padre?

Astor: Definitivamente, para mi padre fue una cosa bien importante y
me ayudó mucho por su experiencia, en el sentido de qué debo hacer para
promoverlo, incluso me dice que regale el disco. Sino hubiera sido por él, no
tuviera el producto que tengo. Yo tuve la fortuna de haber escrito esas diez
canciones. El esfuerzo económico ha sido mío. Poniendo de mi parte, es
difícil pero bello.

Olmoss: ¿Proyectos nuevos?

Astor: Estoy trabajando en un Segundo disco con un productor mexicano.
Estoy dando canciones a géneros como regional mexicano. Tengo conversaciones
con “publishers” a quienes les entregas canciones y ellos las venden.

Olmoss: ¡Mensaje final para tus “fans”!

Astor: Gracias Manuelito por la entrevista, un saludo a la gente maravillosa
que apenas estoy conociendo y espero conquistar sus corazones. Quiero
que me escuchen y que de allí surge una bonita amistad.

 

Noticias Recientes